Imago urbis. Las ciudades españolas vistas por los viajeros (siglos XVI-XIX), del 4 al 27 de octubre en el Palacete del Embarcadero de Santander

El Palacete del Embarcadero acoge desde este viernes día 4 de octubre la exposición Imago urbis. Las ciudades españolas vistas por los viajeros (siglos XVI-XIX), que pretende analizar la evolución de la imagen artística de las ciudades españolas, desde los primeros Atlas del siglo XVI hasta la aparición de la fotografía. Se nutre de la importante colección de libros ilustrados de viajes, estampas, dibujos o acuarelas que conserva el Museo de Bellas Artes de Asturias, completada con fondos procedentes de las universidades de Oviedo y Cantabria, la Biblioteca de Asturias “Ramón Pérez de Ayala”, la Biblioteca de Menéndez Pelayo, el Archivo Lafuente y varias colecciones particulares.

Hoy, en pleno siglo XXI, la tecnología digital permite al espectador “viajar” virtualmente por lejanas ciudades y fascinarse ante los detalles de las reproducciones urbanas de la era digital. No obstante, la atracción por las representaciones de ciudades tiene una larga tradición histórica y desde mediados del siglo XVI los libros de vistas urbanas conocen un gran éxito editorial. Su popularidad se extiende a lo largo de toda la Edad Moderna y alcanza su plenitud en el Romanticismo. Las pintorescas ciudades históricas españolas serán revisitadas incansablemente, creando un repertorio de vistas urbanas basado en la mirada del otro: el viajero, el editor o el dibujante extranjero.

A lo largo de más de cien obras (entre libros ilustrados, estampas, acuarelas, dibujos y óleos)en el Palacete se podrán contemplar los pioneros repertorios de vistas de ciudades en el Renacimiento y el Barroco (Braun, Münster, Lavanha, Colmenar, Texeira), para pasar después a los tiempos de la Ilustración (Villanueva, Ponz, Laborde, Bradford, Murphy, Brambrila) y a la nostálgica mirada de los viajeros románticos (Locker, Lewis, Roberts, Gail, Vivian, Girault de Prangey, Pérez Villaamil, Doré). Finalmente, la aparición de la fotografía (Clifford, Laurent) y los primeros viajes en globo (Guesdon), junto a la expansión industrial burguesa, transformarán la percepción de la ciudad tradicional, completando este fascinante viaje visual y literario por la iconografía urbana española, un género artístico aún fragmentariamente conocido y que permite -como pocos- pasear por los paisajes históricos.

Con motivo de la exposición se editará un libro-catálogo publicado por Ediciones TREA y

el Museo de Bellas Artes de Asturias, con la colaboración del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, las Universidades de Cantabria y Oviedo y la Autoridad Portuaria de Santander que se presentará en Oviedo y Santander, los días 24 y 25 de octubre respectivamente.

  SECCIONES Y OBRA EXPUESTA

  1. LAS VISTAS DE CIUDADES ESPAÑOLAS EN LA EDAD MODERNA

Es en este momento cuando los primeros experimentos renacentistas con la perspectiva visual permiten el nacimiento del retrato de ciudades como género artístico, impulsado por el desarrollo de la imprenta, la curiosidad geográfica y la difusión de los “libros de ciudades”. El primer Atlas de los muchos que seguirán es el Theatrum de Ortelius, que pronto se completa con la monumental obra de Braun Civitates Orbis Terrarum, que marca la pauta de estos atlas de ciudades durante varios siglos.

En el siglo XVII, aunque las ciudades españolas experimentan grandes transformaciones, las iniciativas privadas son escasas y poco originales, pues se basan en reiterar la obra de Braun, cuyo éxito comercial se prolonga con numerosas versiones estandarizadas (Münster, Meisner o Álvarez de Colmenar). Las escasas -aunque importantes- novedades procederán de las iniciativas patrocinadas por la Corona, especialmente los encargos hechos a los cosmógrafos portugueses Lavanha y su discípulo Texeira.

_ Pedro Apiano, Cosmographia

_ Abraham Ortelius, Il theatro del Mondo di Abraamo Ortelio

_ Georg Braun, Civitates orbis terrarum

_ Sebastian Münster, Cosmographia

_ Juan Álvarez de Colmenar, Les delices de L´Espagne & du Portugal

_ Juan Pablo Gallucio, Theatro del mundo

_ Joâo Baptista Lavanha, Viagem da Catholica Real Magestade del Rey D. Filipe II.N.S. ao reyno de Portugal

_ Pedro Texeira, Topographia de la Villa de Madrid

_ Bernardin Martin, Voyages faits en divers temps en Espagne

  1. LAS CIUDADES ESPAÑOLAS Y LOS VIAJEROS DE LA ILUSTRACIÓN

A lo largo de la mayor parte del siglo XVIII, la edición de libros de vistas urbanas careció de iniciativas realmente originales y se limitó a la reiteración de estampas ya conocidas. Esta situación cambió a partir de los años setenta, pues comenzaron a llegar a España numerosos viajeros europeos, que se interesaban por las reformas emprendidas en un país poco frecuentado y tradicionalmente alejado de las rutas artísticas del continente.

La consecuencia fue la aparición de libros de viajes que suministran descripciones e informaciones precisas sobre las ciudades y sus monumentos y que, con frecuencia, aparecen ilustrados con estampas que renuevan los repertorios tradicionales. Su orientación es diversa y oscila entre el rigor analítico de Townsend, el tono crítico de Swinburne o la mirada fascinada y pintoresca de Laborde, que reconoce en los monumentos españoles «el genio de muchos pueblos».

Simultáneamente, los ilustrados españoles abordaron también la publicación de descripciones documentadas de las poblaciones del país, donde se divulgaban las transformaciones que estaban experimentando, enriquecidas con láminas «para que tenga la vista algo que satisfaga su curiosidad» (Espinalt). En esta labor destacó Antonio Ponz con su monumental Viaje de España (1772-1794), donde aprovecha también para censurar a ciertos autores extranjeros empeñados en «narraciones ridículas de ninguna importancia, ni interés», que perpetuaban una visión sombría del reino.

_ Antonio Ponz, Viaje de España

_ Diego Villanueva, Juan Minguet y Pedro Grolliez, Madrid / Segovia / Aranjuez / Cádiz

_ Bernardo Espinalt, Atlante español

_ Antonio Capmany, Memorias históricas de la antigua ciudad de Barcelona

_ Jean-Marie Langle, Voyage en Espagne

_ Henri Swinburne, Travels through Spain / Picturesque tour through Spain

_ Joseph Townsend, A journey through Spain

_ Alexandre de Laborde, Voyage pittoresque et historique de l’Espagne / Itinéraire descriptif de l’Espagne

_ William Bradford, Sketches of the country, character and costume in Portugal and Spain

_ James Cavanah Murphy, The Arabian antiquites of Spain

_ Fernando Brambila, Toledo / Segovia / Ruinas de Zaragoza

_ Paseo por Madrid o Guía del forastero en la Corte

_ Carlos de Vargas y Vicente Camarón, Real Museo del Prado

  1. LOS PAISAJES URBANOS Y LA IMAGEN ROMÁNTICA DE ESPAÑA

Desde la Guerra de la Independencia, franceses y británicos venían publicando sus itinerarios (Bradford, Locker), despertando la curiosidad por un país que acabarán convirtiendo en el perfecto escenario romántico, una síntesis exótica entre Oriente y Europa. Sus rutas literarias habían fijado los principales hitos urbanos del grand tour por Levante, Andalucía y Castilla, mientras pintores e ilustradores (como Lewis, Roberts, Gail, Dauzats, Vivian, Villaamil o, desde luego, Doré) completaban ese imaginario pintoresco con las vistas panorámicas de las ciudades que atravesaban, con sus trazados sinuosos, sus ruinas y monumentos, que fueron fijando la imagen romántica de España como un escenario emocional, con todos sus registros sensuales, mágicos, misteriosos o dramáticos. Todos querían condensar la irrepetible experiencia de una España que Davillier consideraba el “último refugio del pintoresquismo en Europa”.

_ Edward Hanke Locker, Views in Spain

_ John Frederick Lewis, Sketches of Spain and Spanish Character

_ David Roberts, Picturesque sketches in Spain / Views in Spain

_ David Roberts, Atardecer en Carmona

_ David Roberts, Ruinas de la Trinidad en Burgos

_ Thomas Roscoe y David Roberts, The tourist in Spain

_ Wilhelm Gail, Puerta del Sol de Toledo / Erinnerungen aus Spanien

_ Adrien Dauzats, Portada del antiguo hospital de San Sebastián en Córdoba

_ George Vivian, Spanish scenery

_ Girault de Prangey, Choix d’ornaments moresques de l’Alhambra

_ Nicolas Chapuy, Vista de Cádiz

_ Las revistas románticas (El Artista, Semanario Pintoresco Español)

_ Mesonero Romanos, Manual de Madrid / El antiguo Madrid

_ José Amador de los Ríos, Toledo Pintoresca

_ Genaro Pérez Villaamil y Patricio de las Escosura, España artística y monumental

_ Genaro Pérez Villaamil, Oviedo / Astorga / Salamanca / Ávila / Carmona

_ Genaro Pérez Villaamil, Una procesión en la catedral de Oviedo

_ Francisco de Paula Mellado, Recuerdos de un viaje por España

_ Karl Peter Burnitz, Vista de Segovia

_ Gustav Friedrich Papperitz, Vista panorámica de Elche

_ Louisa Tenison y Egron Lundgren, Castile and Andalucia

_ Pablo Piferrer y Francisco Javier Parcerisa, Recuerdos y bellezas de España

_ Emilio Ancelet, Vista de Toledo

_ Juan de Dios de la Rada y Delgado, Viaje de SSMM y AA por Castilla, León, Asturias y Galicia

_ Gustave Doré y Jean-Charles Davillier, L’Espagne

_ Théophile Gautier, Voyage en Espagne

_ Daniel Urrabieta Vierge, Le Monde Illustré

_ Fita y Fernández-Guerra, Recuerdos de un viaje á Santiago de Galicia

_ España, sus monumentos y artes, su naturaleza e historia

_ España Cómica. Apuntes de viaje

EPÍLOGO. REALISMO Y FOTOGRAFÍA EN LA CIUDAD BURGUESA

Mientras la prensa ilustrada (El Artista, Semanario Pintoresco Español, Le Monde Illustré, España Cómica) multiplicaba la información gráfica sobre las ciudades españolas, los avances tecnológicos y la expansión industrial transformaban la percepción de la ciudad tradicional. Los viajeros observaban que en España «el progreso avanza a costa del romanticismo», que todo se está volviendo «prosaico y francés» y que no se habla más que de Bolsa, industria y ferrocarriles.

Las vistas aéreas de Alfred Guesdon son testimonio de esta nueva mirada realista, apoyándose probablemente en apuntes y fotografías aéreas tomadas desde globos aerostáticos y poniendo el énfasis en los elementos que muestran la modernización de la ciudad (ferrocarril, barcos de vapor, industrias). Sus vistas coinciden con la llegada a España de algunos de los pioneros de la fotografía en Europa (Clifford, Laurent), con sus espectaculares vistas panorámicas de ciudades, paisajes, monumentos y obras públicas. Una mirada fotográfica que pronto se traslada a la pintura (Ratier) y se proyecta sobre los suburbios industriales y portuarios de las pujantes capitales de la burguesía. Poco a poco, las representaciones urbanas irán pasando al dominio de la fotografía, más precisa, fiel y rápida. Es el principio del fin de un género que surgió con aquellos “Atlas de ciudades” del siglo XVI.

_ Alfred Guesdon, L´Espagne á vol d’oiseau

_ Charles Clifford, Catedral de Oviedo

_ Juan Barroeta, Claustro de la catedral de Oviedo

_ Vistas de Santander, marquetería de paja

_ Jean Laurent, Vista general de Santander

_ Paul Ratier, Vista del puerto de Santander